Las Antraquinonas del Aloe Vera

Las Antraquinonas son laxantes naturales
con propiedades antibiotico y antiviral

Además tienen propiedades analgésicas y es gracias a esta propiedad de las Antraquinonas el Aloe Vera lo usamos con éxito para curar las quemaduras y calmar los dolores en general.

En un principio se descubrió la aloína que es el líquido amarillo que sale cuando cortamos una hoja de Aloe Vera.
Este líquido es un potente laxante que podemos combinar en pequeñas cantidades con el jugo del Aloe para hacerlo menos fuerte.

Las principales antraquinonas del aloe son:

La aloína:
Tiene propiedades laxantes y analgésicas.

La aloe-emodina:
Es la aloía cuando se oxida. Además de laxante es muy eficaz en la lucha contra las infecciones, es bactericida y fungicida.
Por medio de determinadas reacciones orgánicas genera acido salicílico, siendo este último el componente de la aspirina, de ahí su efecto calmante y febrífugo.
También es hepatoprotector o sea que protege nuestro higado.

El ácido aloético:
Actua contra las bacterias y virus y tiene capacidad para neutralizar las toxinas bacterianas.

El ácido cinámico:
Es un ácido que lo producen bastantes plantas como la canela (de ahí su nombre “cinnamon”) o la mantequilla de karité.
Tiene propiedades fungicidas (combate los hongos) y es un potente antiséptico.
Se utiliza en cosmética para problemas de la piel y para fabricación de perfumes.
Es muy apreciado para la fatiga y la tos.

El ácido crisofánico:
Regula la actividad intestinal actuando directamente sobre la musculatura lisa del colon y dificultando la reabsorción de agua. Es un derivado de la emodina de aloe, se emplea en el tratamiento de las enfermedades de la piel, por ejemplo en la psoriasis o contra los hongos cutáneos.

Aceite etéreo:
Posee las misma cualidades que el éter, pero no su toxicidad.

Resistonoles:
Son alcoholes que derivan del acido cinámico, tiene propiedades bactericidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.